Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

¿Por qué las dietas fracasan?


De por sí la palabra “dieta” ya nos crea una especie de psicoterror, mantener alguna a través del tiempo puede ser aparte de utópico, bastante perjudicial. Descubramos por qué.

Generalmente, toda dieta comienza con el propósito de perder o mantener peso. En este afán, se han inventado tantas dietas como personas: que si la dieta de la manzana, la dieta proteíca, la dieta mediterránea y un larguísimo etcétera. El primer error de cualquiera de éstas es, a simple vista, el limitarte a consumir cierto tipo de comida, prohíbirte otras tantas y así alejarte del tan saludable equilibrio alimenticio. 

Hay dietas tan extremas que incluso te recomiendan comer lo mismo por semanas… dejando a tu cuerpo desnutrido por la ausencia de otros alimentos que te proporcionarían las vitaminas y minerales que dejas de consumir en el apuro de perder peso. Sí, puede que pierdas algún kilito en el intento… pero también la salud.

La solución para ésto no es hacer “dieta”, sino aprender a comer de forma equilibrada, saludable e inteligente. No lleves nunca un menú rígido para rebajar, haz de tus comidas mitad carbohidratos/mitad proteínas con muchos vegetales, date siempre tus gusticos y, por sobre todas las cosas: ¡Aumenta tu actividad física!

¿Por qué el fracaso?

El Dr. Daniel Slobodianik resalta los factores que hacen fracasar toda dieta a través de Cirutips:

  • No inculcan hábitos sostenibles. Las limitaciones de alimentos aburren y el paciente abandona el tratamiento. El descenso de peso no se mantiene porque la gente vuelve a alimentarse como antes.
  • No podemos vivir sin comer. Si comemos insuficientemente, surgen señales de alarma de las hormonas y neurotransmisores que ordenan al organismo disminuir el gasto de energía, como protección. Esto hace que al volver a la dieta habitual, además de recuperar kilos, se aumenten.
  • Olvidan el gasto calórico como componente del balance energético. El peso saludable resulta del equilibrio entre la energía que ingresa y la que se gasta.
  • Refuerzan la obsesión con la comida. La obesidad está ligada a factores psicológicos, genéticos y medioambientales. Comer es uno de los placeres de la vida, pero se vuelve un problema cuando se busca gratificación o minimizar problemas, comiendo. Así comienza la adicción a la comida.
  • La experiencia demuestra que tantas dietas no resolvieron la obesidad, sino que, paradójicamente, contribuyeron a agravarla, arriesgando la salud física y psicológica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario