Menos sal, más vida


El alto consumo de sal es el factor más importante en el aumento de la presión arterial, esa asesina silenciosa, y en la aparición de enfermedades cardiovasculares. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo de sal no supere los 5 gramos diarios (1 cucharita pequeña).

Sigue estas pautas propuestas por CliniVital para ingerir menos sal y más vida a tus días:

  1. Límita el consumo de alimentos enlatados y procesados, como el chorizo, mortadela, peperoni, salami, jamón, sopas enlatadas o de sobre.
  2. Lee las etiquetas de los productos y vigila que digan “bajo en sal” o “sin sal”.
  3. Reduce el consumo de embutidos y quesos curados, y cuando sea posible, elige el bajo en sal.
  4. Cocina con menos sal; por ejemplo, no uses sal en el agua de cocción de pasta o verduras. Progresivamente, ve reduciendo la cantidad de sal que agregas a tus platos.
  5. Utiliza hierbas aromáticas, especias o limón como sustituto de sal para condimentar la comida.
  6. No utilices cubitos, adobos o condimentos muy preparados, prefiere siempre los condimentos naturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario